Visita de Fortalecimiento

Diego Raymundo
Tatahuicapan, Veracruz | 2o octubre 2o21
TT
Fotos:TT

"Derribemos nuestras formas obsoletas..."

Filipenses 3:13

13 Hermanos, yo mismo no pretendo haberlo ya alcanzado; pero una cosa hago: olvidando ciertamente lo que queda atrás, y extendiéndome a lo que está delante,

Amados hermanos, durante los días 9 y 10 de octubre contamos con la visita del Hno. Vicente Narciso Rojas, Pastor del Tabernáculo de Tlacuilolapan, quien estuvo acompañado por su fina esposa la Hna. Esther Serapio y el Hno. Mauro Mota, ayuda de pastor. La visita fue con el propósito de ser una bendición y fortaleza para nosotros por lo cual se desarrolló un arduo trabajo.

El día sábado 9 de octubre nuestro hermano Vicente convocó a una plática con todos los varones de la iglesia desarrolando el tema: “Un Gobierno En Control” y Subtema: “Sistema De Dios” tomando las escrituras de Éxodo 18: 13 y 2° De Pedro 1: 10. Explicándonos lo que es gobernar a la iglesia, lo cual es dirigir el Cuerpo de Cristo, conforme a la escritura citada en el libro de Éxodo el espíritu de Moisés se compartió, él necesitaba de hombres a su lado que lo fortalecieron. Así debemos actuar con el hombre que Dios ha colocado para estar al frente de la obra. Recordemos el oficio es el que nos mueve, no un título, es una unción divina en movimiento que logra un verdadero equipo de trabajo. Un poco más tarde nuestro hermano Vicente llamó a todos los matrimonios a una plática con el tema “La Ayuda Idónea” tomando las porciones de Génisis 2:15 y Eclesiastés 4:10.

El día domingo en nuestro servicio de Resurreción nuestro Hno. Vicente Narciso, habló sobre El Tiempo De Reconstrucción y como subtema: Dejando La Forma Carnal, y las escrituras en Hebreos 6:11-13 y Filipenses 3:13, nuestro hermano nos hizo ver que Dios ya no quiere una adoración a medias por eso desde el 31 de Diciembre de 2017 fuimos introducidos por el Ministerio Apostólico en un tiempo de reconstrucción espiritual. El cual consiste en derribar nuestras formas las cuales han quedado obsoletas. Es necesario buscar a Dios en la montaña y renovarnos, no conformarse con solo ir a la iglesia. Cuando uno muere a sus propias formas y maneras Dios puede obrar en nosotros con más libertad. Cada cristiano tiene que pasar por el crisol de la Palabra.

Continuando con el trabajo, se trajeron unas series de pláticas con el cuerpo, pláticas juveniles y pláticas con las hermanas. Damos gracias a Dios por este tiempo de compañerismo alrededor de su Palabra el cual renovó nuestras fuerzas para seguir parándonos por esta Obra la cual sin duda es de nuestro Señor Jesucristo.

El Tabernáculo De Tatahuicapan les extiende un cordial saludo. Agradeciendo también a todos los que hacen posibles este trabajo, esperando que sea de gran bendición para ustedes.